29 diciembre, 2015

Conoce la historia de la tradición de las uvas en fin de año

La tradición de las doce uvas es algo muy arraigado en nuestra cultura, y como uno de los bares de copas en Sevilla con mayor afluencia en fin de año os traemos la historia del origen de este hábito tan característico.

Esta costumbre, de origen español, se ha extendido por un gran número de países de américa latina como México, Bolivia, Perú, Colombia, Costa Rica, Chile, Ecuador o Venezuela.

HISTORIA

Todo comienza un 2 de enero de 1894, cuando el medio de comunicación El siglo futuro incluye entre sus páginas un artículo de El imparcial titulado “Las uvas bienhechoras”. En él se recalcaba la tradición que estaba comenzando a coger forma en los hogares por la influencia francesa y la ‘necesidad’ del consumo de estos frutos antes del comienzo del año.

Fue en la última noche de 1895 cuando se comprobó que hasta el propio Presidente del Consejo de Ministros despidió el año con la toma de uvas y el champán.

cheese-607758_960_720

ORIGEN

Como uno de los bares de copas en Sevilla con mayor tradición en estas fechas hemos encontrado el primer precedente en el que fuese alcalde de Madrid en 1882, José Abascal y Carredano. El alcalde impuso una cuota de 1 duro a todos los ciudadanos que deseasen recibir a los reyes magos. Una tradición que parecía haberse impuesto ya que muchos ‘listos‘ aprovechaban la noche del 5 de enero para beber, formar fiesta y jaleo con la excusa de que buscaban a los reyes de oriente. De esta forma el alcalde consiguió evitar el despiporre nocturno en la noche de reyes, pero como muchas normas también acarreó una consecuencia. Esta fue la toma de la plaza de la Puerta del Sol el día de fin de año. La costumbre ‘burguesa’ de tomar las uvas con las campanadas fue ironizada por un grupo de ciudadanos en modo de protesta por las medidas llevadas a cabo por el alcalde, tomaron las uvas en la misma plaza y algo que comenzó como un acto jocoso terminó siendo en toda una revolución que hoy día abarrota plazas de muchas ciudades.

La tradición fue tomando arraigo y comenzó a expandirse por el país, uno de los destinos que con mayor fuerza tomó la costumbre fue curiosamente una de las Islas Canarias, Tenerife fue el primer sucesor importante de la capital en cuanto a tomar las ‘uvas de la suerte’ en nochevieja.

Existía un pequeño resquemor por parte de las clases nobles de la época, que habían importado esta tradición de otros países de Europa, esta sensación era debida a la incongruencia de muchas familias del pueblo llano, que en un principio se burlaban de la iniciativa por parte de los ‘ricos’ y cada vez iban adaptando más algo tan simple como comer doce uvas en el Año Nuevo.

La tradición, en el año 1903 ya era conocida en todo el país, y la prensa le daba el bombo que merecía, pero no se instauró como hoy día la conocemos hasta unos años más tarde.

15974324109_bd34b1a4c6_o

Como uno de los bares de copas en Sevilla más amantes de las tradiciones navideñas animamos a seguir perpetrando esta costumbre en vuestros hogares, no creemos ni imaginamos unas campanadas sin las uvas de la suerte ;)